• Por: Michelle Leborerio – AMA Global
  • Biblioteca AMA © Copyrights

Todos los seres vivos somos portadores de información codificada. El temperamento refiere a esos códigos, esa herencia genética, ese esqueleto estable inamovible que sin duda alguna forma parte de nosotros y no podemos cambiar.


Recuerda a una persona, esa persona a la cual admirabas, seguías, o incluso te irritaba, esa persona que representó algo positivo o negativo en tu vida. Lo primero que la mente seguramente relacionó, fue su personalidad, su carácter, su temperamento. ¿Cómo olvidar ese sello que las personas imprimen sobre nosotros?

Somos el resultado de nuestro temperamento y carácter. Términos afines pero diferentes.

Todos los seres vivos somos portadores de información codificada. El temperamento refiere a esos códigos, esa herencia genética, ese esqueleto estable inamovible que sin duda alguna forma parte de nosotros y no podemos cambiar.

Pero el hombre es producto de una interacción física, social y cultural de la cual obtiene experiencias a lo largo de su vida, lo que influye en la adopción de un comportamiento observable: el carácter, un encuentro entre lo heredado y lo social resultado de nuestra biografía. Siendo el temperamento en gran medida, lo que determina nuestro carácter.

Ahora bien, los elementos anteriores nos hacen a cada uno de nosotros únicos e irrepetibles. Esa individualidad de cada ser humano que identificamos como personalidad, nuestro sello único e inigualable.

La personalidad define nuestro sello

Sin duda alguna la chispa de la personalidad funge un papel primordial en el liderazgo, ese lente desde el cual vemos y le damos perspectiva a la vida y desde el cual se desprenden los tipos de liderazgo a ejercer.

  • Liderazgo laissez-faire o liderazgo delegativo:Hace referencia a “dejarlo pasar y dejarlos ser”; el líder interviene sólo cuando es necesario
  • Liderazgo autocrático:El Líder concentra el poder y nadie desafía sus decisiones
  • Liderazgo democrático:Es un liderazgo participativo, se promueve la participación y se toman en cuenta opiniones
  • Liderazgo transaccional:Es un liderazgo orientado a resultados y se motiva al equipo a través de recompensas, ya que al final tanto el equipo como el Líder resultan beneficiados al llegar a la meta
  • Liderazgo transformacional:Es un liderazgo que crea un cambio valioso y positivo en los seguidores

La personalidad nos abre o nos cierra puertas. La personalidad del Líder debe atraer, ya que el liderazgo es tener influencia y sin atracción sería imposible. Deben inspirar confianza, respeto, madurez, fuerza interior, entre otras.

Según Stephen Covey, el Líder debe desarrollar estos 7 hábitos que impactarán de manera directa en su personalidad:

Responsabilidad, objetivos claros, disciplina, servicio, escucha, creatividad, equilibrio

Así que para llegar a ser un buen Líder, agrega esa pisca de originalidad a tu carácter, ya que sin duda alguna es el único código de tu personalidad que puedes modificar.

En AMA GLOBAL cubrimos ese gap existente entre tu talento natural y tu temperamento y las competencias necesarias para que ejerzas un liderazgo efectivo.

Este contenido se publica como parte de una alianza estratégica entre AMA Global (American Management Association) y El Economista.


AMA Global Logo

American Management Association © Copyrights

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin la autorización de AMA

►CURSO RECOMENDADO – LIDERAZGO SITUACIONAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s